En todas las universidades y centros de estudio se exige que los estudiantes superen una prueba de conocimiento de la lengua italiana. Además, el estado les exige un conocimiento mínimo del idioma para darles el permiso de permanencia (“soggiorno”).

Para facilitar el aprendizaje de la lengua el Colegio ofrece sus dependencias a un instituto particular que dicta un curso durante todo el mes de septiembre.

Como cifra indicativa, en 2016 ese instituto cobró €350 (trescientos cincuenta euros) por el curso completo de 120 horas. Obtendrán el respectivo para presentar en las Universidades al momento de la matrícula.

Es muy conveniente que, desde antes de venir los estudiantes, adelanten lo más posible en el conocimiento de la lengua italiana de forma que lleguen a Roma con un conocimiento básico.

OTRAS LENGUAS

También es recomendable que tengan algún dominio de otras lenguas modernas, especialmente del inglés. En muchas universidades se lo exigirán.

Es muy útil que estudien de antemano latín, griego o hebreo si es que prevén que esos idiomas les serán necesarios en sus carreras, especialmente en especializaciones de Patrística, Derecho Canónico, Teología bíblica.

TRANSPORTE PÚBLICO

Es absolutamente conveniente que todos compren la tarjeta anual de transporte. Ella da derecho al uso de todos los medios de locomoción colectiva urbana y de la metropolitana durante todo el año. En 2016 su costo fue de €250 (doscientos cincuenta euros)

SERVICIO SANITARIO

El estado italiano exige que todos se inscriban en este servicio. Con ello se puede recibir atención de emergencia y tratamientos de manera gratuita.

En 2016 el costo fue de 150 euros para quienes vinieron con visa de estudiantes; y de 387 para quienes vinieron con visa “por motivos religiosos”.

La tarjeta sanitaria tiene vigencia a partir de enero, por lo cual es necesario que el sacerdote traiga un seguro médico que le cubra desde su llegada en septiembre hasta el mes de diciembre. 

ROPA

El clima de Roma va desde el mucho calor en el verano hasta el mucho frío en el invierno. Aquí se distinguen notoriamente las cuatro estaciones. Es indispensable tenerlo en cuenta para elegir la ropa que traerán, especialmente quienes vienen de climas cálidos.

En invierno hace mucho frío, así que es indispensable traer ropa y zapatos gruesos; quizás habría que decir ropa muy gruesa, si es que no están acostumbrados al frío.

Cada uno debe traer su propia alba y al menos un traje y camisa clerical, preferentemente de color negro.