Estatutos | Pontificio Colegio Pío Latino Americano

Estatutos

CAPITULO I: fundación, naturaleza y finalidad.
1. a – El Pontificio Colegio Pío Latino Americano (PCPLA), fue fundado por el sacerdote chileno José Ignacio Víctor Eyzaguirre, el 21 de Noviembre de 1858, fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen.
b – Pío IX acogió benignamente la fundación y la ayudó generosamente.
c – San Pío X con su Carta Apostólica “Sedis Apostolicae”, del 19 de Marzo de 1905, solemne y canónicamente lo erigió y lo honró con el título de “Pontificio”.

2. El Colegio está destinado a recibir alumnos de todas las Diócesis de “América Latina”.

3. Puede recibir Sacerdotes, según se vea conveniente, en su sede actual dando especial atención a la preparación de los responsables de la formación y estudios en los Institutos Eclesiásticos de Latinoamérica.

4. El Colegio, como Instituto Eclesiástico de Derecho Pontificio depende de la Santa Sede, a la que se vincula particularmente a través de la Congregación para la Educación Católica.

5. La Congregación para la Educación Católica nombra una “Comisión Episcopal” permanente, conformada por cuatro obispos ex-pío latinos por un período de 4 años renovable por un segundo período, con previa presentación de las autoridades del Colegio. La renovación se hará por pares alternativos a fin de dar continuidad a la Comisión.

6. La Comisión Episcopal tiene la finalidad de orientar y acompañar la marcha del Colegio y realizar la visita canónica de éste, en los períodos determinados por la misma Congregación, y según la mente directrices de ella.

7. El PCPLA se rige por las leyes canónicas, por Estatutos, por la determinaciones de la Comisión Episcopal aprobadas por la Congregación para la Educación Católica, y por las demás normas complementarias de carácter formativo o administrativo.

8. La Dirección del Colegio, a los comienzos, por unos pocos días en manos de Mons. Eyzaguirre, y llevada después siempre por los Padres de la Compañía de Jesús, fue confiada perpetuamente por el Papa Pío X en 1905 a la misma Compañía, cuyo Prepósito General se hace representar ante el Colegio por un Delegado suyo especial, quien ordinariamente lo mantiene informado de su funcionamiento.

9. La Dirección del Colegio se compone de: un Rector, un Vice-Rector, un Director Espiritual, un Prefecto de Estudios y un Ecónomo.

10. El Rector será nombrado por la Santa Sede por un período de tres años, renovables por un segundo período, por presentación del Prepósito General de la Compañía de Jesús.

11. El Rector es el representante legal del Colegio en todos los asuntos, a norma de derecho.

12. El Rector mantiene las relaciones debidas con la Santa Sede, con la Comisión Episcopal para el Colegio, con el Prepósito General de la Compañía de Jesús, teniéndolos informados sobre la vida y marcha del Colegio.

13. El Rector mantiene también informados a los Obispos, acerca de sus respectivos Alumnos.

14. Compete al Rector todo lo relativo a la formación integral de los Alumnos, de acuerdo a los Estatutos y las normas del Colegio, con la colaboración de sus auxiliares y de los propios Alumnos. Estos deberán prestarle acatamiento debido, según el derecho.

15. Compete también al Rector admitir en el Colegio o excluir de él a los ya admitidos.
1. Para ser admitido, se exige en el candidato capacitación intelectual comprobada, cualidades humanas y espirituales que lo capaciten para la vida comunitaria y ministerial, lo mismo que madurez psíquica y vocacional. A dicho fin se enderezan los requisitos incluidos en los formularios que se envían al Obispo que solicita la admisión de un alumno en el PCPLA.
2.- a) – Para excluir un Alumno, procederá el Rector, oído el parecer de los demás Superiores, exceptuado el Director Espiritual y previa aprobación del Prelado respectivo.
b) – Serán causas de exclusión: el atentar gravemente contra las finalidades, normas o proyectos formativos del Colegio; tener una conducta que atente seriamente contra el decoro del ministerio sagrado o el bien del Colegio,
c) – Si en algún caso hubiera peligro en demorar la dimisión, podrá el Rector expulsar sin más al Alumno, dando aviso inmediato al Prelado.
16. Tratándose de Alumnos seminaristas, compete al Rector enviar al Obispo del Alumno el testimonio acerca de las cualidades requeridas para la recepción de los ministerios instituidos y Ordenes Sacras, después de pedir el parecer de la dirección, exceptuando al Director Espiritual, y consultar a algunos Alumnos, según su criterio.

17. El Archivo del Colegio, (su historia, su vida, su actividad y la de sus Alumnos), estará bajo la inmediata responsabilidad del Rector.

18. El Vice-Rector es el inmediato colaborador del Rector, y lo suple en su ausencia o impedimento prolongado. A no ser que en estos casos o en el de muerte del Rector, provea el Prepósito General nombrando un Rector interino.

19. Al Director Espiritual compete la inmediata responsabilidad de la formación espiritual de los alumnos y de la animación de toda la vida litúrgica y de piedad comunitaria del PCPLA, lo mismo que la orientación personal, respetando la libertad de los alumnos de acudir a otros Directores aprobados.

20. Los Alumnos tienen absoluta libertad de ir donde otros Confesores, además de los indicados por la dirección del PCPLA.

21. El Ecónomo ayuda al Rector en la gestión patrimonial, administrativa y económico-financiera del Colegio.

22. Al Prefecto de Estudios compete orientar a los alumnos en la elección de sus proyectos de estudios, acompañar el aprovechamiento académico de los mismos y promover iniciativas culturales de carácter general.

23. El Colegio se sostendrá con los aportes de las Diócesis que envían alumnos al Colegio, con los intereses del Fondo de Becas del Colegio, con las posibles ayudas de organizaciones internacionales y con eventuales limosnas o subvenciones.

24. El patrimonio del Colegio está constituido: por el inmueble actual, situado en la vía Aurelia Antica 408, 00165 – ROMA, por el capital del fondo de Becas del PCPLA, por las rentas de dicho capital, por otros bienes muebles o inmuebles, donativos y demás bienes que vengan por cualquier título.

25. En la administración de los bienes del Colegio, tanto el Rector, como sus Auxiliares, están sujetos a las normas del derecho canónico y civil, respondiendo por actos y omisiones lesivas de la institución. Para la enajenación o gravamen de dichos bienes, es necesaria la aprobación del Prepósito General de la Compañía de Jesús, o según el caso, de la Santa Sede.

26. Cesando definitivamente el PCPLA en sus actividades, la destinación de su patrimonio será determinado por la Santa Sede.

27. El Colegio se regirá por un REGLAMENTO, aprobado por la Congregación de la Educación  Católica. Cuando haya candidatos al sacerdocio, enviados por los Obispos, el Colegio tendrá, además del Reglamento de la Comunidad Sacerdotal, un Reglamento particular para esta categoría de alumnos.

28. La Programación pormenorizada de la vida comunitaria, deberá ser el resultado del diálogo entre los Superiores y los Alumnos, siempre en el respeto de las normas estatutarias. El último responsable será el Rector, quien les dará la aprobación.

29. Las Reformas de estos Estatutos que oportunamente se consideren necesarias, deberán ser elaboradas por las autoridades competentes y aprobadas por la Congregación para la Educación Católica.

30. Estos estatutos entrarán en vigor una vez aprobados por la Santa Sede, salvo disposición contraria. Aprobados por la Santa Sede, 16 de Mayo de 1994 / Prot. Nº 336/93.

Devotísimos en el Señor

firma