¿Qué es la Vocación?

La vocación significa “llamado”. Es un diálogo de amor entre dos personas, Dios es el que llama y el hombre quien responde desde su libertad. Estos son los términos de una vocación personal: El autor de la llamada y el sujeto llamado. Existe el llamado porque hay alguien que toma la iniciativa de llamar, de convocar; por eso leemos en el evangelista San Marcos que Jesús subió a la montaña a orar y después llamó a los que Él quiso para que estuvieran a su lado y aprendieran sus enseñanzas. Cf. Mc. 3, 13

Cuando nace un hombre, entra en el mundo una potencial riqueza. Dios es fiel y justo. Llama a todos a vivir su especial vocación; a cada uno asigna un papel en la historia de salvación del mundo y le regala los medios necesarios para realizarlo. Pero su poder gobierna el mundo según la ley de la variedad. No se repite jamás, el amor de Dios llama, elige, forma, consagra, envía. En estas palabras se inscribe el camino de la vocación del hombre.

Dios tiene un plan para cada uno de nosotros. Cada ser humano es único e irrepetible. Cada persona ha sido creada para dar un aporte a la historia y es tarea de cada persona descubrir qué es lo que Dios ha puesto en ella para darlo a los demás.

Todos los hombres estamos llamados a la SANTIDAD “…Sean perfectos como el Padre es perfecto…” (Mt 5, 48).  La vocación a la santidad no es un monopolio exclusivo de los sacerdotes o religiosos sino de todos los cristianos. La vocación es un don de Dios, una llamada en nuestra vida, pero también es una tarea que debemos realizar si queremos ser fieles a la voluntad del Señor.

La vocación no es un privilegio de pocos. Es un derecho de todos. El mayor pecado es traicionar o vender la propia vocación, es lo mismo que traicionar a Dios. Es fracasar en la misión que Él te confió. La felicidad personal y la realización auténtica están escondidas en la vocación personal. Ser feliz consiste en responder al llamado de Dios, descubrir cada día que Dios no elige a los más capacitados sino que con su amor capacita a los que elige.

La vocación personal condiciona la elección del estado de vida. No se va al matrimonio porque eso es lo normal, porque así lo hacen todos; tampoco se hace sacerdote porque voy a estar bien o porque otros me lo digan. Uno se hace sacerdote u opta por el matrimonio, porque ésta es la mejor manera de realizar la propia misión de servir con amor y generosidad en medio de los hermanos.

La vocación condiciona también la elección de profesión: no escojo tal carrera o tal profesión porque me dará mucho dinero, porque me proporcionará mucho bienestar o mucha seguridad o mucha fama. La pregunta fundamental que uno tiene que hacerse no es ¿qué carrera o qué profesión escogeré? La pregunta buena es esta: ¿Cuál es mi vocación? Y después esta otra: ¿Qué carrera o qué estudios van mejor con mi vocación?

Lo esencial de una vocación cristiana está en el seguimiento de Jesús, la diferencia está en la radicalidad del seguimiento. Lo importante está en la respuesta que damos a la invitación que Él nos hace. Podemos decir “SÍ” o rechazarle. Para seguir a Jesús, tenemos antes que encontrarnos con Él. Encontrarlo como persona viva, Él que con su vida nos invita a seguirle. Siguiendo a Cristo, nos convertiremos en signos de la presencia de Dios.

CALENDARIO M

26

mayo
2018

DESPEDIDA PARTENTI

Time: 12:00 am to 11:59 pm

[/wt_events][/wt_events]