Su santidad Pio IX

La Fundación del Colegio

En el año 1825, el P. Jesuita mexicano José Ildefonso Peña fue el primero en manifestar el deseo de fundar en Roma un seminario o colegio para la educación del clero latinoamericano, lamentablemente no logró ver cumplido su objetivo. Un segundo intento de fundar se dio en 1853, cuando el sacerdote mexicano José Villaredo, de la Congregación del Oratorio, elaboró un proyecto, que tampoco llegó a cumplirse. Esta idea se la presentó a Monseñor José Ignacio Víctor Eyzaguirre, chileno, quien la recibió con gran entusiasmo, y al poco tiempo, presentó el proyecto de fundación de un colegio seminario en Roma para jóvenes latinoamericanos al mismo Sumo Pontífice, Pio IX.

El Papa Pio IX lo apoya decididamente, dio orden al Cardenal Giacomo Antonelli, Secretario de Estado, que escribiese un documento de recomendación para los obispos del continente. El documento fue fechado el 22 de enero de 1856. El nacimiento del Colegio fue fruto del entusiasmo y empeño de Eyzaguirre y del Papa Pio IX.

Monseñor José Ignacio Víctor Eyzaguirre

Durante los años 1856 y 1857, Eyzaguirre, recorrió América invitando a los obispos a mandar seminaristas a la nueva institución. Regresó a Roma en diciembre de 1857 y dio cuenta de su acción en la Secretaría de Estado.

Primera sede: Sant’Andrea della Valle (1858 – 1861)

La inauguración del “Colegio Americano” se hizo el 21 de noviembre de 1858, con 17 alumnos: 10 argentinos, 6 colombianos y  1 peruano. Para su funcionamiento se arrendó un anexo del convento de los padres Teatinos en San Andrea della Valle.

Una de las dificultades que debían afrontar era la dirección del Colegio. Acudieron a varios sacerdotes regulares y seculares de Roma, pero ninguno de ellos aceptó la proposición. Mientras se buscaba una solución, el P. Eyzaguirre ejerció la función de Rector.

Primeras instalaciones del Colegio en Sant’Andrea della Valle

Ante la lamentable situación de buscar quiénes se hicieran cargo de la dirección del Colegio, el P. Eyzaguirre propuso al Santo Padre Pio IX que la dirección del Colegio fuera confiada a los padres de la Compañía de Jesús. El Santo Padre le pidió al P. Becks, S.J., General de la Compañía de Jesús que la Compañía de Jesús asuma la dirección del Colegio. El P. Becks, S.J. encargó la dirección del Colegio a los jesuitas españoles. En diciembre de 1858 llegó el P. José Fondá, a quien le nombró Rector del Colegio, llegaron también dos Hermanos escolares (uno de ellos hizo de Prefecto de estudios), un Hermano Coadjutor y el P. Andrés Artola, que fue nombrado Director Espiritual.

El P. Rector hace una visita al Santo Padre, con la pequeña comunidad del Colegio, a quien le considera también como fundador del Colegio (y de él tomo el calificativo de “Pío”).

Desde noviembre de 1859 el Colegio fue encomendado a la Provincia Romana de los jesuitas. Su primer Rector, en este período, fue el P. Giovanni Marcucci (1860-1864).

Segunda sede: Santa Marìa Sopra Minerva (1861 – 1867)

Ese mismo año 1859 se compró un edificio anexo a la Iglesia de Santa María Sopra Minerva de los PP. dominicos. Después de los arreglos que hubo que hacer, los alumnos se trasladaron allí el 13 de noviembre de 1862. La Provincia Romana de la Compañía de Jesús estuvo a cargo del Colegio hasta el 8 de mayo de 1951.

Tercera Sede: Sant’Andrea al Quirinal (1867 – 1887)

Siempre en búsqueda de mejores condiciones (especialmente en la salud y comodidad), el Colegio se trasladó el 13 de mayo de 1867 a las instalaciones de San Andrés en el Quirinal, antiguo noviciado de la Compañía de Jesús, en donde la institución comenzó a llamarse oficialmente “Colegio Pio Latino Americano”, cuando era Rector el P. Francesco Vannutelli.

Cuarta  sede: Via Gioachino Belli, 3  (1887 – 1962)

Después de la ocupación de los Estados Pontificios, ocurrida en 1870, se decidió la demolición del edificio del Quirinal en el año 1887. Ante esta circunstancia, Mons. Mariano Soler, arzobispo de Montevideo, llamado “Segundo Fundador del Colegio”, emprendió una campaña de solidaridad en los países de América Latina para la construcción de una nueva sede. Los trabajos estuvieron bajo la dirección del arquitecto Temístocles Marucchi y el edificio fue inaugurado el 30 de mayo de 1888 en la Via Gioacchino Belli, 3.

En estas instalaciones tuvo lugar el Primer Concilio Plenario de América Latina convocado por el Papa León XIII, del 18 de mayo al 9 de julio de 1899. De los 53 Padres, 13 eran ex alumnos del Pontificio Collegio Pio Latino Americano, uno de los cuales pertenecía al grupo fundador de 1858: Mons. Juan Agustín Boneo, obispo de Santa Fe de Argentina.

Después de la Primera Guerra Mundial el número de alumnos fue aumentando, de 43 pasó a tener 113; para el año académico 1928-1929 estaban inscritos 263. El 1° de abril de 1905 el Cardenal Merry del Val, Secretario de Estado, informó al Padre Rector Luis Cappello, S.J. que el Papa Pio X por la Bula Sedis Apostolicae había concedido al Colegio el título de “Pontificio” y dispuesto nuevas normas referentes a su dirección. El mismo año el Pontífice confió a perpetuidad la dirección de la institución a la Compañía de Jesús.

Colegio Brasileño. El 27 de octubre de 1927 es considerada como la fecha dolorosa para el Pontificio Collegio Pio Latino Americano, pues en este fecha se bendijo la primera piedra del Colegio Brasileño que fuera determinado por el episcopado brasileño de fundar su propio colegio, fue inaugurado en 1934.

Colegio Filipino. El 7 de octubre de 1961, los alumnos originarios de Filipinas se trasladaron a su nueva sede que se hallaba situada frente al Colegio Brasileño. Esta fundación perjudicó también al Pontificio Collegio Pio Latino Americano.

Quinta sede: Vìa Aurelia, 511 (1962 – 1973)

La floreciente época del “Palazzo Americano”, nombre dado por los romanos al edificio de la Via Gioacchino Belli 3, se extendió hasta el 31 de julio de 1962. El florecimiento del número de vocaciones de América Latina hizo que se construyera una nueva sede en la Via Aurelia 511, que fue bendecido por el Papal Pablo VI el 30 de noviembre de 1963 y que funcionó allí hasta mayo de 1973. Parecía que esta sería la definitiva pero no fue así.

Colegio Mexicano. La mayor sangría del Pontificio Colegio Pio Latino Americano fue la fundación del Colegio Mexicano. El 12 de octubre de 1967 fue bendecido el Colegio Mexicano de Roma. Una de las razones para la fundación de este Colegio fue el número grande de estudiantes mexicanos.

Sexta sede: Vìa Aurelia Antica, 408 (1973 – )

La sede actual sobre la Aurelia Antica 408

La Iglesia universal y la latinoamericana se enfrentaron a una nueva realidad: la reducción del número de vocaciones. Esta nueva realidad hizo que los superiores vieran la necesidad de buscar un lugar más reducido; a esto se juntaban razones de tipo económico y sicológicas. Así, después de 5 años de negociaciones, se vendió la casa de la Vía Aurelia 511 y se compró la ex curia generalicia de los Padres de los Sagrados Corazones, en la Via Aurelia Antica 408, con capacidad para 70 estudiantes. El 5 de mayo de 1973 empezó a funcionar el Pontificio Collegio Pio Latino Americano en su sexta y actual sede. El edificio fue restaurado completamente entre los años 1999 y 2001 bajo la dirección de los padres Luis Palomera y Andrés Swinenn, S.J.